Viernes, 02 de enero de 2009
1. En las epístolas de los escritores del nuevo testamento existen algunos pasajes que hacen una clara referencia a la caída de Jerusalén. Si estos pasajes no son considerados en esta luz, el resultado será que los apóstoles estaban equivocados. Si los apóstoles estaban equivocados en sus predicaciones y escritos, entonces uno puede dubitar acerca de la inspiración. No hay forma de reconciliar la inspiración con los apóstoles estando equivocados acerca de la venida de Cristo.
2. Mateo 24, Marcos 13, y Lucas 21 dan una narración inspirada de la promesa de Cristo de venir en juicio sobre la Nación Judía.
3. Cuando los pasajes en las Epístolas son entendidos en esta luz, no hay problema.
4. La venida de Cristo en juicio sobre la Nación Judía estaba cerca, o se había acercado, cuando los apóstoles escribieron. Ciertamente no será difícil para uno interpretar estos pasajes contra el antecedente de que el Antiguo y Nuevo Testamento enseñan con respecto a la venida de Cristo en juicio sobre Jerusalén, cuando la única otra alternativa sería una interpretación que deba rechazar la inspiración de los apóstoles.
5. La Carta a los Hebreos. En vista de los tiempos difíciles antes de la caída de Jerusalén, el autor de la carta a los Hebreos escribiendo alrededor del 65 al 67 D.C. advirtió a sus lectores a no abandonar la fe en el momento de peligro. Los amonestó "Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos ... sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca" (Hebreos 10:24-25).
6. Este "día" de tribulación y juicio era uno que claramente pudieron percibir como acercándose por medio del discernimiento espiritual. El rechazo continuo de la nación Judía de volver a Cristo y arrepentirse de la impiedad espiritual claramente presagió el estallido de la ira de Dios. A medida que la tribulación y finalmente la destrucción de Jerusalén se acercaba, la llama de la apostasía estaba desanimando cuando los santos se estimulaban y exhortaban unos a otros en las reuniones de la iglesia y en privado.
7. Una referencia al primer día de la semana como el "día" de Hebreos 10:25 no es razonable. Por ejemplo, ¿nos es mandado que exhortemos a un hermano mas el Viernes que el Jueves, y mas el Sábado que el Viernes? Hay aún menos justificación para aplicar el "día" al juicio al final del tiempo, algo que aún nosotros en el siglo 20 no podemos ver acercándose, mucho menos los santos del primer siglo.
8. La visitación de Cristo sobre Jerusalén fue por tanto, un incentivo a la fidelidad. La base para la exhortación era Mateo 24 y las muchas otras exhortaciones y advertencias de los evangelios refiriéndose al paso de la nación.
9. En Hebreos 10:37, el autor demuestra la certeza del enemigo viniendo sobre Jerusalén. "el que ha de venir vendrá, y no tardará" es de Habacuc 2:3, donde el profeta profetizó de la rapidez de la venida de Senaquerib sobre Jerusalén en el 606 A.C. El profeta estaba haciendo los preparativos para el juicio el cual se aplica al cierre de la temprana historia Judía, el fin viniendo con la caída de Jerusalén en manos de los Caldeos en el 586 A.C.
El escritor de Hebreos hace la misma aplicación, excepto que el enemigo es Roma y el tiempo es el 70 D.C., cuando el Judaísmo llegaría a un fin. El inicio del versículo se lee, "Porque aún un poquito, y el que ha de venir ..." (Hebreos 10:37). La conquista Romana ocurrió solo unos pocos años después que la carta a los Hebreos fue publicada.
10. En Hebreos 8:13 el autor de Hebreos explica que el nuevo pacto de Jesús hizo viejo al primero, terminando con este, "... lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer". La redención bajo el nuevo pacto empezó después de la cruz, en el 33 1/2 D.C. Para el tiempo de la escritura de Hebreos, en el 65-67 D.C., el viejo estaba "próximo a desaparecer" y estaría totalmente invalidado y reemplazado en el 70 D.C., cuando el templo Judío, las generaciones y el sacerdocio serían destruidos.
11. Hebreos 12:26-28 contrasta las cosas movibles con lo inconmovible. "La voz (de Dios) del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles ... para que queden las inconmovibles ..." La expresión, "Aún una vez ..." (v.27) implica que habría una sacudida que achicaría otras sacudidas similares. Esta es una cita de Hageo 2:6, donde el profeta habla de una nueva dispensación, pacto y reino - un nuevo orden de cosas. La sacudida o temblor de los cielos y la tierra es, como se anotó previamente, una descripción figurativa de un gran cambio político y social. La "remoción de las cosas movibles" (v.27b) es la destrucción del orden Judío por parte de Roma. En el v.28, el reino de Cristo, o reinado, que no puede ser movido, es comparado con el reino Judío que esta a punto de ser conmovido.
12. Hebreos 13:12 habla de Jesús sufriendo fuera de las puertas de la ciudad de Jerusalén; el versículo siguiente declara que los Cristianos Hebreos deben separarse religiosamente a sí mismos de la degenerada Jerusalén - ir más allá del viejo orden - porque, como lo declara el versículo siguiente, "no tenemos aquí ciudad permanente" (v.14). Ella sería destruida en el 70 D.C. En lugar de eso, el Cristiano anhelante busca la ciudad eterna por venir - el cielo (v.14). Finalmente, en medio de la sublevación Judía, el autor describe a Dios como el "Dios de paz" (Hebreos 13:20; léase también Ezequoel 37:26).

Tags: Hebreos

Publicado por UniversidadUPC @ 21:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios