Viernes, 02 de enero de 2009
1 Tesalonicenses 4:17 "Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 18Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras".
2. La palabra "arrebatamiento" es del griego arpazo y significa "asir con fuerza, arrebatar o apoderarse de". El arrebatamiento se conoce como la esperanza bienaventurada, pero ¿Fue esa esperanza un evento predicho para el cumplimiento del primer siglo o es un todavía para el futuro? ¿Fue un evento próximo a Pablo o posterior a Pablo?
3. ¿Hizo el arrebatamiento historia o va a hacer historia? ¿Se esperaba en los días al escritor o se está esperando y al escritor no le tocó el arrebatamiento, ni lo vivió, ni lo vio, ni esa esperanza fue para él?
4. Los dispensacionalistas que colocan al arrebatamiento hacia un futuro, presentan el cuadro así: -Primero el rapto- luego la gran tribulación y finalmente la II venida.
5. Al poner al arrebatamiento en el futuro después del año 70 d.C. que fue la destrucción del templo y Jerusalén, donde en el año 68 aproximadamente murió en manos del emperador Nerón, entonces, el nosotros de 1 Tesalonicenses 4:17 no se le cumplió a Pablo ni a ninguno de los santos en Tesalónica y según Eclesiastés 9:4 sólo "Hay esperanza para todo aquel que está entre los vivos...", y si el arrebatamiento no se le cumplió a Pablo, entonces, todavía no está para siempre con el Señor. Si es así, Pablo no consoló con la esperanza bienaventurada, sino que desconsoló a sus lectores y los defraudó, porque nada de eso predicho se les cumplió en sus días o en su generación.
6. Para los dispensacionalistas la gran tribulación será para "toda la humanidad" y la iglesia "no pasará por ella, y el método de salida les será el arrebatamiento. Pero veamos a la luz de su marco gramatical e histórico la naturaleza intrínseca del arrebatamiento.
7. ¿A quiénes les habla el apóstol Pablo? Les habla a los santos en Tesalónica que están pasando por aflicciones. Pablo dice "nosotros" los que vivimos, los que "hayamos" quedado, esto nos enseña que hay que ubicarse entro de ese marco histórico y gramatical. Si nos salimos de allí, todo se nos vuelve futuro y quedarán cosas flotando en el aire.
8. Dentro de ese marco, no hay separación, hay unidad temática y de acontecimientos. El arrebatamiento como la segunda venida de Cristo ocurrirían a la vez, y están conectadas y sincronizadas para el mismo tiempo sin intervalos una banda ancha de separación.
9. La profecía de Pablo acerca del arrebatamiento no habla de ningún intervalo de siete años de una gran tribulación. La carta fue escrita en el año 54 d.C. y Cristo en su segunda venida en juicio vendría a darle al Israel infiel su pago o retribución en los días de su carne al sufrir el bautismo en fuego que hablo Juan el Bautista en Mateo 3:11 y su retribución en Lucas 21:22 para que todo fuese cumplido y eso les sucedería en aquella generación Mateo 24:34.
10. Pero, ¿Qué pasaría antes de que ese juicio en fuego cayera sobre el Israel infiel? Los muertos en Cristo por la guerra judía y la persecución romana, resucitarían primero, ¿Quiénes fueron esos muertos? Fueron los muertos desde la resurrección de Cristo en el aproximado año 33 ½ al año 67 d.C. donde según Hebreos 10:37 "aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará".
11. La esperanza bienaventurada del arrebatamiento estaba entre el año 54 d.C. y el año 67 d.C. Pablo en 1 Tesalonicenses 4:13 les dice que "no ignoraran eso". ¿Qué estaba ignorando ellos? Estaban ignorando a los que duermen desde el 33 ½ hasta el 67. Pablo en otras palabras les dice: "Ustedes piensan que como el Señor Jesús todavía no llega (aquí en el año 54 donde nos encontramos en la carta) que esos "muertos en Cristo" no tienen ya ninguna esperanza o que no van a gozarse de la esperanza bienaventurada. Pablo les dice que la "esperanza" primera no es para los "estamos vivos" hoy en el año 54, es para los que están "durmiendo" en Cristo, si el arrebatamiento se diera en el 54 d.C.
12. Pablo les dice: "ánimo con la doctrina del arrebatamiento que implica la resurrección de aquellos que duermen en Cristo". La esperanza bienaventurada ya está en acción para los que están durmiendo, pero para "nosotros" los que vivimos en el año 54 nuestro anhelo es la segunda venida de Cristo.
13. ¿Por qué los "nosotros los que vivimos" en el lenguaje de Pablo anhelaban la segunda venida de Cristo? Porque estaban siendo asfixiados por las persecuciones, ¿Qué tuvo que hacer Dios en aquella generación malvada de víboras y enemigos de ellos? Mateo 24:22 dice que tuvo que "acortar" esos días por causa de los escogidos.
a. Del año 54 al 67 faltaban 13 años para el arrebatamiento/segunda venida de Cristo.
b. Solamente los que perseveraran hasta ese fin serían salvos, serían arrebatados.
14. ¿Salvos de qué? Hechos 2:40 dice que serían salvos de aquella perversa generación, ¿Qué clase de generación eran ellos? Jesús se los dijo en Mateo 23:33-35 una generación de víboras. De esa generación serían salvos en su primera instancia. Esta salvación sería un descanso de yugo de la persecución. Pero en Hebreos 9:28 ellos esperaban que Cristo les viniera por segunda vez para salvarlos.
15. El orden del arrebatamiento: Pablo ubicándose en el "nosotros" de 1 Tesalonicenses 4:15 les dice a los santos en Tesalónica "Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron". Observa que Pablo no habla de "gran tribulación" como un intervalo de tiempo entre el arrebatamiento y la segunda venida, tampoco habla de una partida de los que durmieron antes de los que estaban vivos en el año 54, ni tampoco habla de un preceder de los vivos antes de los muertos en Cristo, entonces, ¿De que habla Pablo? Habla de que arrebatamiento y segunda venida ocurriría a la misma vez, pero con este orden:
a. Primero, en resurrección se irían los que durmieron en Cristo, desde la resurrección hasta el arrebatamiento
b. Estos dormidos estaba en el Seol o Hades y allí "oyeron" la trompeta voz de autoridad y se levantaron resurrectos para ser los primeros en la segunda venida del Señor.
c. Estos resurrectos de inmediato experimentaron la "dimensión" de lo celestial "cuerpos celestiales" para eternidad
d. Segundo e inmediatamente, después de este primer evento de vivificación, Pablo incluyendo en el plural "nosotros" que vivimos (años 54 di en ese año hubiera ocurrido) seriamos arrebatados en esa venida, para que esto de "dormidos" y "vivos" nos ocurra al mismo tiempo.
16. Esto era la esperanza bienaventurada que los apóstoles e iglesias del primer siglo y antes del año 70 d.c. esperaban, vigilaban como algo "pronto" que ocurría en su generación.
17. A esto fue que el Señor Jesús en Juan 14:3 les fue a preparar, un "lugar= cuerpo celestial" para cada uno de ellos, es decir, una morada para su "grano desnudo" que iba a salir de sus cuerpos mortales y ese "grano desnudo" era su identidad eterno espiritual y celestial. A esos "granos" llamados Pablo, Pedro, Juan, Timoteo, Santiago etc. Les iba a preparar ese "lugar= o cuerpo celestial" para su eterna habitación por toda la eternidad.
18. Fue necesario que el Señor Jesús se fuera de ellos, para prepararles este lugar, para luego venirles a buscar y tomarlos para sí mismos. Cristo los metió en sí mismo para que donde esté Cristo, estén ellos, y esta esperanza bienaventurada tendría lugar y tiempo en su segunda venida, cuando El personalmente cuál ladrón en la noche, vendría a tomar sus "joyas preciosas" resucitándolos a los que durmieron y arrebatándolos a los que cuando llegó estuvieron vivos.
19. ¿De qué manera les sucedió la resurrección y el arrebatamiento simultaneo? Pablo le explicó esto a los santos en Corinto en 1 Corintios 15:35-44 "Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? 36Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. 37Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; 38pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo... Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales". Cuando una "semilla" es sembrada en tierra, dentro de ella va escondida la "vivificación o la resurrección".
20. La resurrección está contenido, tácita y escondida en la naturaleza de esa semilla. Nuestro cuerpo es una semilla que un día será plantada en la tierra o en el fuego o en el agua, pero lleva por dentro escondida la vivificación o la resurrección. ¿Cuándo es resucitada una semilla? Cuando cae en tierra y muere. Si no muere, no puede llevar fruto. Si no muere, no puede verse su vivificación.
21. En muerte o en vida nuestros cuerpos son semillas y por estar en Cristo, llevan escondido el "grano" de la vivificación, resurrección o transformación. En vida o en muerte, somos de Cristo y eso es definitivo.
22. Cristo les había dicho a sus discípulos en Juan 14:3 que los "tomaría a sí mismo" y que les vendría como "ladrón en la noche", entonces, cuando Cristo cuál ladrón tomó sus "joyas preciosas", dejó esos cuerpo o semillas sembradas en la tierra de Palestina, y se llevó a sus "granos" desnudos (espíritus justos hechos perfectos" para que habitaran su "lugar preparado", sus nuevos "cuerpos celestiales", que fueron la habitación de sus "granos desnudos".
23. Cristo resucitó "granos desnudos", él descubrió la semilla y le sacó lo que en ella estaba escondido "la vivificación" y subió a esos "granos o espíritus justos" porque ya les tenía preparado su lugar propio, su habitación propia, sus propios cuerpos celestiales para el vivir eterno con él, y ahí se cumplió lo que Juan 14:3 dice en su última parte "para que donde yo estoy, vosotros también estéis".
24. ¡Esto es vivificación!, esto respondió a la pregunta de los santos en Corinto, ¿Cómo resucitarán los muertos? Dios les dio a cada semilla su propio grano. Un cuerpo celestial no es el mismo cuerpo sembrado en tierra en la hora de la muerte. Ese cuerpo celestial, ese lugar tiene otro estado, otra forma, que es celestial, superior, eterno y es de otro nivel a algo que no es carne ni sangre, y esto respondió a la pregunta ¿Con qué cuerpo vendrían? 1 Corintios 15:35.
25. Un cuerpo celestial no es un cuerpo sacado de un cuerpo muerto; es un cuerpo de arriba, de lo alto, de lo eterno y celestial. Ese cuerpo está saturado por lo eterno en el que predomina el espíritu incorruptible, inmortal, que es algo que no se puede ver con ojos físicos.
26. Pablo le dijo a los santos en Corinto en 1 Corintios 15:43 se siembra en deshonra, resucita en gloria; se siembra en corrupción, resucita en incorrupción: se siembra en debilidad, resucitará en poder. Un cuerpo celestial es algo en gloria, en incorrupción, y en poder.
27. ¿En qué se convirtió el cuerpo sembrado de Jesús en su muerte? 1 Corintios 15:45 dice que en "espíritu vivificante" (no en "alma viviente"= humano), porque "espíritu vivificante" era el "grano" que estaba escondido en el cuerpo de Cristo o en esa semilla mortal. El "espíritu vivificante" fue el grano que se fue a habitar en su cuerpo de gloria celestial y eterna.
28. La ciudadanía del "grano desnudo" o de nuestro "espíritu vivificante" está en el cielo, de donde Pablo le dice a los santos en Filipo en Filipenses 3:20,21 que esperaba al Salvador para que lo salvara del cuerpo de humillación producido por la Ley/Pecado/Muerte. Una ciudadanía es una jurisdicción de ciudadanos, es una asociación de vida o de vivientes. Esa ciudadanía está compuesta por todos los "granos desnudos" que habitan en cuerpo mortales. Al morir, el cuerpo libera esa ciudadanía, a esos granos desnudos para ser revestidos de cuerpos celestiales e inmortales. El cielo es una ciudadanía de cuerpos celestiales. Nosotros los después del año 70 d.C. poseemos dentro de nosotros esa "ciudadanía", ese "grano desnudo", ese "espíritu vivificante".
29. ¿Qué iba a producir la segunda venida de Hebreos 9:28? Iba a producir un "nuevo orden", una transfiguración de cuerpo de "humillación" a un cuerpo de gloria. La transfiguración del cuerpo de humillación es la consumación final de la salvación. Los apóstoles e iglesias del primer siglo y antes del año 70 d.C. esperaban a Cristo para esta transfiguración, que era la plena salvación, que era la redención del cuerpo de Romanos 8:23 donde Pablo tenía las "primicias del Espíritu", y poseía el sello del Espíritu de Efesios 1:13,14 para alcanzar la redención de la posesión adquirida o ese cambio de estado.
30. La "primicia del Espíritu" es Cristo como el "Espíritu vivificante", él fue "primicia" de la cosecha y en este caso sería "primicia" de los que durmieron (1 Corintios 15:20).
a. Primicia porque Cristo fue el primero en resucitar como "espíritu vivificante"
b. Ahora, la "gavilla de primicias" que es un ejemplo tomado de Levíticos 23:10,11 se dio en Mateo 27:52,53 donde "y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; 53y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos".
c. La "gavilla de primicias" eran ofrecidas a Dios en el día después del sábado, es decir, que en el caso de Cristo, fue en el día de la resurrección (Mateo 28:1).
d. Cristo como "primicia de la cosecha" de resurrecciones era el primogénito que se convirtió en la cabeza de los cuerpos celestiales de Mateo 27:52,53. Si la cabeza resucitó, también el cuerpo de él sería resucitado.
31. Los apóstoles e iglesias del primer siglo y antes del año 70 d.C. poseían esa "primicia de resurrección" y esperaban en sus días la cosecha de la redención de sus cuerpos resucitados.
32. Hoy en día, nosotros los después del año 70 d.C. estamos esperando sembrar este cuerpo en la tierra, para que salga de esta semilla el "grano desnudo" para habitar en Dios mismo para toda la eternidad. Donde Dios está nosotros estamos.
33. Este era el "gemido" en esperanza no visible que Pablo aguardaba en Romanos 8:24,25. Pablo con anhelo aguardaba su filiación con esa posesión que habría de adquirir, es decir, "su libertad gloriosa" de ese cuerpo de corrupción, débil y mortal.
34. En Romanos 8:19-22 Pablo les dice a los santos en Roma, que la creación que tiene sujetados a los cuerpos de humillación, observa ansiosamente la manifestación de algo que antes estaba escondido/encubierto/ y era los "granos desnudos".
35. En la segunda venida, esos cuerpos serían puestos en evidencia, en luz, en su verdadero estado eterno y celestial. En ese evento, ese "velo" o "cuerpo de humillación" sería quitado de en medio, el "hombre exterior quedaría desgastado y ¿Qué se revelaría? El hombre interior, la identidad eterno espiritual y celestial, el grano desnudo.
36. La meta del arrebatamiento fue que esos "granos desnudos" que estaba ocultos dentro de esos "cuerpos de humillación" saliera a habitar en sus nuevos cuerpos celestiales y así sucedió antes del año 70 d.C. cuando se dio la resurrección de los que durmieron en Cristo y el arrebatamiento de los que quedaron vivos para ese tiempo de esperanza bienaventurada.
37. Los que quedaron en la época de Pablo que "no durmieron", y que sobrevivieron para ver la segunda venida de Cristo en gloria, quedaron exentos del "estado intermedio" (hades - paraíso). Allí según Lucas 23:43(Juan 23:13)(Hechos 2:34)(hebreos 11:39-40) iban cuando cerraban sus ojos o morirán. Los que quedaron vivos y no pasaron por ese estado intermedio, en un abrir u cerrar de ojos, al toque de la final trompeta o voz de Dios (1 Corintios 15:52), esos vivos sin demora, sin paradas intermedias, pasaron con Jesús desde la superficie de la tierra para elevarse a un estado glorioso donde el ojo humano no pudo ver esos "cuerpos celestiales".
38. Nadie después del 70 quedó para escribir la segunda venida de Cristo o el arrebatamiento, pero quedó el testimonio de la retribución o juicio sobre Israel, su templo y su ciudad.
39. Dios le cumplió a Pablo (sea que murió antes de ser arrebatado, quedando muerto para ser resucitado o vivificado y también le cumplió a los que durmieron desde la resurrección hasta el arrebatamiento y quedaron vivos siendo transformados desde ese estado latente).
40. Lucas 21:22 dice que todo fue cumplido, Apocalipsis 21:6 dice "hecho está" y desde el año 70 d.C. vivimos a eternidad bajo un cielo nuevo y tierra nueva, donde el tabernáculo de Dios es con los hombres, donde ya no hay más sentencia de muerte (porque no hay ley ni pecado), porque las primeras cosas pasaron y a partir de ese cumplimiento, Dios hizo todas las cosas nuevas. Nos encontramos en el nuevo orden de Dios a eternidad.

Tags: Arrebatamiento

Publicado por UniversidadUPC @ 16:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios