Viernes, 02 de enero de 2009
1. Dice Deuteronomio 32:21 "Ellos me movieron a celos con lo que no es Dios; Me provocaron a ira con sus ídolos; Yo también los moveré a celos con un pueblo que no es pueblo, Los provocaré a ira con una nación insensata.
2. La ira de Dios contra Israel: En el cántico de Moisés se profetiza que debido a la idolatría, el pueblo de Israel provocó la ira de Dios.
3. Ya en los tiempos de Moisés, la ira como fuego se había encendido, y Moisés en el Deuteronomio 32:22 profetiza que su ira como fuego ardería hasta las profundidades del Seol.
4. ¿Qué es la ira de Dios? La ira de Dios no fue una mancha en su carácter Divino. Fue su eterno aborrecimiento a toda injusticia del hombre. Fue el desagrado activo de Dios contra la maldad. Fue la justa indignación que tiene Dios en contra de la rectitud.
5. Dios se airó porque debido a Su santidad no pudo tolerar el mal del hombre. El Salmo 7:11 dice Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días.
6. La ira de Dios revela que El es perfecto porque no toleró el pecado ni la maldad. Si Dios hubiese sido indiferente al pecado hubiera carecido de alta moral. Si Dios es la suma de todas las excelencias, entonces, no podría mirar con igual satisfacción la virtud y el vicio, la sabiduría y la locura. Debido a que Dios se deleita sólo en lo que es puro y amable, no pudo dejar sin castigo lo que fue impuro y vil.
7. La ira de Dios fue la santidad puesta en acción contra el pecado. Fue la causa motriz de la sentencia justa que El pronunció contra los que actúan mal como lo reveló el cántico de Moisés en Deuteronomio 32. Dios se enojó contra el pecado porque fue una abierta rebelión de parte de del hombre contra su autoridad, un ultraje cometido contra Su soberanía inviolable.
8. La ira de Dios no fue una venganza maligna, que hirió por herir, fue la justa retribución por los actos malvados de la criatura.
9. En Malaquías 3:5 Dios le dijo al Israel según la carne, que les vendría para juicio, porque no habían tenido temor de él. En Malaquías 4:1 ¿Cómo vendría ese juicio para ellos? Como un horno ardiente para desmenuzar, para abrazar y para no dejar ni rama ni raíz de Israel.
10. Malaquías fue conocido como el profeta de la destrucción. El contexto de Su profecía nos presentó una terrible acusación contra toda la nación de Israel. Dios mismo fue el acusador contra el sacrilegio, hipocresía, desprecio, infidelidad conyugal espiritual, perjuro, apostasía y blasfemia de Israel contra Su Dios.
11. Los judíos en los días de Malaquías tuvieron la desfachatez de no diezmar, de repudiar la acusación que les hizo el Señor por medio del profeta y el descaro de no aceptar cada uno de esos cargos. Ellos fueron insensibles a la moral, pues, a lo bueno le dijeron malo y a lo malo bueno, y así vinieron de convertirse de fruta verde a fruta madura lista para la siega o juicio.
12. La profecía de Malaquías 3:5 "Y vendré a vosotros para juicio" y la de Malaquías 4:1 "viene el día ardiente como un horno" tendrían su cumplimiento en el año 70 d.C. cuando el general TITO con toda 4 legiones de soldados romanos entraron a filo de espada, incendiando, y poniendo a Jerusalén como horno ardiente y destruyendo todo a su paso hasta llegar al templo, a sus edificios, a sus registros y a toda la ciudad santa de los judíos a quién Malaquías les profetizó destrucción por su abierta rebelión contra Su Dios, y es aquí donde vemos el cumplimiento de la profecía de Moisés donde dijo en Deuteronomio 32:41 "...Y daré retribución a los que me aborrecen". Y esto mismo fue lo que había profetizado el Señor Jesús en Lucas 21:22 "Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas, entonces, en el año 70 d.C. se cumplieron las profecías de Moisés, de los profetas como Daniel y Malaquías y el Señor Jesús.
13. A este "día de horno ardiente" o de juicio, el profeta Joel 2:31 lo llamó "día grande y espantoso de Jehová". Este fue el mismo día que lo encontramos en el discurso del apóstol Pedro en Hechos 2:20 referenciado a los "varones israelitas" o "judíos piadosos" que vinieron de todas las naciones debajo del cielo a la ciudad santa (40 años antes de la destrucción del templo y de Jerusalén) para la fiesta del día de Pentecostés.
14. Pero antes de Hechos 2:20 está Mateo 11:14 donde el Señor Jesús (40 años antes de la destrucción del templo y de Jerusalén) les dice a los judíos que el Elías de Malaquías 4:5 era Juan Bautista, el precursor del Mesías Cristo Jesús. Debido al no arrepentimiento de los varones israelitas de las ciudades de Corazín y Betsaida. Jesús habló de "un día de juicio" que se cumplió en el año 70 d.C. de nuestra era cristiana.
15. Ya el profeta Malaquías a éstos varones israelitas les había dicho esto en Malaquías 3:2. El día ardiente, grande y espantoso de Jehová fue el mismo tiempo de Su venida o de Su manifestación en juicio contra Israel. Ese tiempo de Su venida fue como fuego purificador y como jabón de lavadores. El tiempo de Su venida fue algo que ellos no pudieron soportar. Ningún varón israelita no arrepentido pudo estar en pie en ese día de Su venida en fuego o en juicio que sucedió en el año 70 d.C.
16. ¿Quiénes cuando vino ese día de fuego purificador, no pudieron sostenerse en pie? Apocalipsis 6:17 dice ninguno de los reyes, grandes, ricos, capitanes, poderosos, empleados, libres, se pudieron esconder en el año 70 d.C. de la ira del Cordero de Dios. Ese fue su día ardiente, de venganza, de retribución, de juicio y de ira. En el año 70 vieron el rostro de la ira del Cordero de Dios y ninguno de ellos pudo sostenerse en pie.
17. En Malaquías 3:1 estuvo profetizado que el Señor "vendría súbitamente a Su templo", y en el V:2 el profeta pregunta ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida o estar en pie cuando él se manifieste? En el 70 ninguno pudo estar en pie, cuando el Señor vino en juicio sobre Israel, su casa y su ciudad.
18. Todo les quedó desolado-Mateo 23:38. El templo o casa era el centro de la vida religiosa de la nación de Israel; era el símbolo visible del viejo pacto de la ley; era el lugar o casa donde 1 Pedro 4:17 dice que "el juicio debía comenzar por la casa de Dios" cumpliéndose así las profecías tocantes a la manifestación del cielo de la justa ira de Dios.

 

 


Tags: Cántico de Moisés

Publicado por UniversidadUPC @ 16:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios