Viernes, 02 de enero de 2009
1. Los cielos nuevos y la tierra nueva: Dijo Moisés en Deuteronomio 32:1 "Escuchad, cielos, y hablaré; Y oiga la tierra los dichos de mi boca".
2. El cántico profético comenzó personificando a los cielos y a la tierra como si éstos fueran un ser humano que escucha y oye los dichos de su boca, pero en realidad a ¿Cuáles oídos le habló Moisés estas palabras? Se las habló a la congregación de Israel en Deuteronomio 31:30 "Entonces habló Moisés a oídos de toda la congregación de Israel las palabras de este cántico hasta acabarlo".
3. Y uno de sus dicho se los dijo a Israel en Deuteronomio 30:19 ya Moisés había dicho a Israel "A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que he puesto delante la vida y la maldición, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida para que vivas tú y tu descendencia".
4. Entonces, los cielos y la tierra a la que le habló Moisés no fueron a los cielos físicos, sino a Israel, ¿Qué son los cielos y la tierra en estas dos personificaciones de Deuteronomio 30:19 y Deuteronomio 32:1? Fueron el gobierno civil y religioso de la nación Israelita.
5. A la ley y a los Israelitas se les llamaron los "cielos y la tierra", ¿Cómo lo sabemos? Lo sabemos por Isaías 51:16 "Y en tu boca he puesto mis palabras, y con la sombra de mi mano te cubrí, extendiendo los cielos y echando los cimientos de la tierra, y diciendo a Sion: Pueblo mío eres tú. Observa que DIOS puso Su ley en la boca de los israelitas y con Su mano lo cubrió, ahora, ¿Qué hizo con los cielos? Los extendió, y ¿Qué hizo con la tierra? Echó sus cimientos. Israel era Sion.
6. ¿Qué le dijo Dios a Sion? Le dijo "Pueblo mió eres tú. Entonces, Dios extendió a Israel y cimentó a Israel. Los cielos y la tierra espirituales fueron los israelitas. Sabemos por Génesis 1:1 que Dios ya había creado los cielos y la tierra literal, cuando Isaías dijo estas palabras, pero en Isaías 51 "el extender los cielos y echar los cimientos de la tierra" se refiere al hecho de que Dios produjo un orden espiritual, y un gobierno en Israel y de la confusión formó el estado en el que ellos se encontraban. Este es el significado de la colocación de los cielos y construcción de los cimientos de la tierra en Isaías.
7. Cuando en la Biblia se habla de la "destrucción de los cielos y de la tierra" se hace mención de la destrucción de un estado, orden o gobierno espiritual predominante y no habla del fin del mundo geográfico o literal. Por ejemplo: en Apocalipsis 21:2 Juan vio pasar al primer cielo y a la primera tierra, ¿Qué fue lo que pasó allí? Los cielos no pasaron por una destrucción literal, porque hasta ahora en ellos estamos y vivimos. Lo que Juan vio fe el pasar del viejo Israel y el antiguo pacto de la ley, que por Juan son ilustrados como el "primer cielo y primera tierra". 8. Ya el Señor Jesús en Mateo 5:18 había dicho que no pasaría la jota y la tilde de la ley, hasta que pasaran el cielo y la tierra. Entonces, el pasar de la ley ya se cumplió, por ende, ya pasó el primer cielo y la primera tierra.
9. Ese viejo orden espiritual de ley cesó, ya no más predomina ese régimen, ese pacto defectuoso, esas sombras de la ley, a ese viejo Israel le llegó su fin, y al pasar, entró el nuevo Israel de Dios de judíos y gentiles en Cristo reconciliados y creados como un solo nuevo hombre a eternidad, y a eso nuevo, Juan lo llamó "cielos nuevos y tierra nueva", donde el mar o gente de ese primer cielo (Israel según la carne) ya no existe más a los ojos de Dios.
10. En Isaías 34:4 leemos que todo el ejército de la tierra de Edom (V:5), se disolvió y los cielos de Edom se enrollaron como un libro o pergamino, y cayeron como hoja de parra y como hoja de higuera. Estas imágenes figurativas de "cielos enrollándose y de hojas cayendo" se estaban refiriendo a los señores de Edom y a sus ejércitos impíos.
11. Entonces, no eran ni fueron los cielos geográficos encima de la tierra de Edom que estaban cayendo, sino los cielos espirituales de Edom (su representación militar y pagana), es decir, sus señores, sus gobernantes y todo su ejército en función.
11. ¡Te das cuenta! El hablar profético <por cielos y tierra>, se entiende del estado civil, militar y religioso de una nación a quién Dios no quiere más.
12. En 2 Pedro 3:13 cuando Pedro le habla a los judíos creyentes de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia y corría el año 69 d.C. cuando fue escrita y faltando un año para llegar a la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C. Pedro los pone a esperar una promesa, ¿Cuál era? La promesa de la justicia que mora en los cielos nuevos y tierra nueva, observa que Pedro relaciona los cielos nuevos y tierra nueva con la palabra "justicia".
13. Bajo el gobierno del Israel según la carne, no había justicia perdurable, sino corrupta e incompleta, porque los magistrados de esa nación fueron (prevaricadores) injustos con sus hermanos al aplicar la justicia recta. Prevaricar es faltar a la justicia recta en las funciones de su cargo como jueces de Israel.
14. ¡Te das cuenta! Dios iba a terminar con los jueces de Israel, con los prevaricadores, porque estaban faltando a la justicia recta de Dios. Por eso, en Daniel 9:24 se profetizó que al termino de las 70 semanas se iba a manifestar la "justicia perdurable", al pasar el viejo santuario según la carne, al pasar el viejo pueblo según la carne, y al pasar la vieja Jerusalén terrenal según la carne, y eso pasó en el año 70 d.C. cuando le llegó su última destrucción, por eso, Juan en Apocalipsis 21:1 vio el pasar de ese primer cielo y primera tierra, que fue el pasar de la ley, el pasar del templo, el pasar del pueblo según la carne y el pasar de la Jerusalén terrenal.
15. Al pasar todo eso, ¿Qué nuevo orden estableció Dios? Estableció en el nuevo pacto-Hebreos 8:13-estableció el gobierno de los nuevos cielos espirituales donde mora la justicia perdurable o eterna.
16. Entonces, los cielos nuevos y la tierra nueva no tienen nada que ver con algo físico ni geográfico, sino con un nuevo orden espiritual que Pedro esperaba en sus días. Del año 70 d.C. hacia acá estamos en la plenitud del nuevo pacto, en la nueva Jerusalén, en la nueva ciudadanía, en lo incorruptible, en lo inmortal, en lo celestial, espiritual, en lo eterno, en el nuevo y verdadero Israel de Dios, bajo el nuevo pacto u orden del gobierno de los cielos nuevos y tierra nueva.

 

 


Tags: Cántico

Publicado por UniversidadUPC @ 16:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios