viernes, 02 de enero de 2009
1. Dijo Deuteronomio 31:30 "Entonces habló Moisés a oídos de toda la congregación de Israel las palabras de este cántico hasta acabarlo".
2. Todo estudiante de la profecía bíblica si no comienza por la profecía del cántico profético de Moisés no logrará comprender el resto de profecías de la Biblia.

2. Generación torcida y perversa de Israel: Este cántico profético comienza con una solemne apelación a los cielos y a la tierra respecto a la verdad espiritual y a la trascendencia de los procedimientos divinos contra un Israel que fue un pueblo como lo llamó Moisés en Deuteronomio 32:5 "generación torcida y perversa", que son las mismas palabras del Señor Jesús a los Fariseos en Mateo 23:33 "Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escapareis de la condenación del infierno?. Desde Moisés hasta Cristo, Israel siempre fue tildado de generación torcida y perversa por sus malos procederes delante de su Dios.
3. En Mateo 3:7 Juan el Bautista llamó a los Escribas y Fariseos de Israel generación de víboras. En Mateo 23:33 el Señor Jesús también los llamó serpientes, generación de víboras, refiriéndose a los Escribas y Fariseos que dice el V:13. En Mateo 12:39 el Señor Jesús llamó a los Escribas y Fariseos generación mala y adultera. En Lucas 17:25 el Señor Jesús dijo que sería desechado por esta generación. Esa generación del año 30 al año 70 d.C. fue la última y la peor de todas las generaciones de Israel, que había heredado la culpa de todas sus predecesoras, y estaba a punto de ser visitada con juicios señalados por Dios y que fueron profetizados por Moisés desde Deuteronomio 32:5,20.
4. El pasar del Israel según la carne: El cántico de Moisés fue la confirmación del Señor Jesús. Moisés estaba cantándole al mismo Israel que siempre fue el Israel torcido, loco e ignorante hasta el año 70 d.C. pues, ya Moisés había hablado de su ignorancia al decir en Deuteronomio 32:29 ¡Ojalá fueran sabios, que comprendieran esto, y se dieran cuenta del fin que les espera". Ese fin llegó después de muchos siglos y generaciones hasta la última generación mala y perversa antes del año 70 d.C. donde todo lo profetizado por Moisés en Deuteronomio 32: 22-25,29,35-36,41,43 se cumplió en su totalidad: Fuego en mi ira se ha encendió- mi ira arderá hasta las profundidades del Seol- amontoné males sobre Israel- emplee a ellos mis saetas- los consumí de hambre- devoré de fiebre ardiente y de peste amarga-por fuera desolé la espada-dentro de las cámaras de Israel el espanto-los esparcí lejos-hice cesar la memoria de ellos-se dieron cuenta del fin que les esperaba-tomé venganza y di pago de retribución-el día de su aflicción lo vivieron-lo que está preparado lo apresuré-los juzgue-vengue la sangre de mis siervos, y tomé venganza de mis enemigos.
5. Dios trató con el Israel según la carne hasta el año 70 d.C. en puro juicio y Seol, pero desde el año 70 d.C. hacia el siglo XXI donde nos encontramos, Dios ya no trata con ese viejo Israel en carne, sino con el nuevo Israel de Dios, ese Israel que habló el apóstol Pablo en Gálatas 6:10,15,16 y en Romanos 2:28.29, que no es un judío en la carne ni en la circuncisión, sino de corazón en espíritu. Ese judío espiritual que es el ciudadano de la nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:1), que es el receptor como tabernáculo eterno de Dios.
6. El nuevo y verdadero Israel de Dios: ¿Cuál es el verdadero Israel de Dios? No es el Israel del Estado de Israel, establecido el 14 de Mayo de 1948 bajo los auspicios de las Naciones Unidas. No es el Israel de aquella tierra de diversidad religiosa que incluye lugares sagrados del Judaísmo, del cristianismo y del Islam. No es el Israel de aquellos judíos jasídicos, inclinándose rítmicamente en oración frente el Muro Occidental durante el sábado, con los jóvenes judíos que bailan al son de una banda de rock cerca de la calle Ben Yahuda el sábado de noche. No es el Israel de los dispensacionalistas que hablan de un Israel de Dios del futuro, de un pueblo que ellos creen que reinará por mil años sobre la tierra.
7. ¿Quién constituye el verdadero "nuevo Israel de Dios"? ¿Sólo descendientes de Abrahán según la sangre? ¿Exclusivamente los ciudadanos del Estado de Israel de hoy? ¿Una combinación de judíos y cristianos? ¿La iglesia cristiana en general? ¿Quién pertenece al verdadero Israel? ¿Pertenece usted o es el verdadero y nuevo Israel de Dios? ¿Cómo saberlo? ¿Qué hizo que Dios dejará de tratar con aquel viejo Israel según la carne? El cumplimiento de las maravillosas promesas de Dios, incluyendo la promesa de la tierra, dependía de la fidelidad de Israel. "Y esto sucederá si oyereis obedientes la voz de Jehová vuestro Dios" (Zacarías 6:15).
8. Si los israelitas eran desobedientes, Dios no podía otorgarles sus bendiciones. Dios no sólo retendría sus bendiciones, sino que, en armonía con las estipulaciones del pacto, él arrancaría a los israelitas de la Tierra Prometida y los esparciría entre las naciones. Ya el Señor Jesús en su generación dijo en Mateo 21:43 "Que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él". Dios nunca deseó quitarle el honor del reino a Israel ni deseó castigar a su pueblo (Óseas 11:8, 9), pero su continua infidelidad e incredulidad a sus promesas antiguas no le dejó otra elección. Pero aún entonces él proyectó que el castigo les enseñaría lecciones de fidelidad y obediencia.
9. En el año 722 a.C., cuando la ciudad de Samaria cayó en manos de los asirios, el reino del norte de Israel experimentó el cumplimiento de las amenazas divinas predichas por Moisés en (Deuteronomio 28:63-68) (Deuteronomio 31:20-22)( Deuteronomio 32)(Levíticos 26:3-3 3). Un siglo y medio más tarde, el reino de Judá, al sur, fue arrancado y esparcidos por todos el imperio neo-babilónico) (2 Reyes 17:7-22).
10. El exilio del antiguo Israel no significaba el fin del plan de Dios para su pueblo. Dios les extendió la esperanza de la restauración y unos retornos a su tierra. El profeta Isaías predijo que Dios alzaría "otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiría, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat y en las costas del mar... y reunirá a los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra" (Isaías 11:11, 12).
11. Esta promesa visualizaba la recuperación de sólo un "remanente" de Israel, en contraste con la restauración de todo Israel de la esclavitud egipcia.

 

 

 


Tags: Cántico de Moisés

Publicado por UniversidadUPC @ 16:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios