Viernes, 02 de enero de 2009
1. Leemos en Apocalipsis 1:7 "He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él"
2. Vamos a comprender este pasaje basados en cuatro: 1)- con las nubes, 2)- todo ojo le verá, 3)- los que le traspasaron, 4)- y la lamentación por él.
3. Apocalipsis 1:7 es el pasaje paralelo a Apocalipsis 14:14 que dice "Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda". Observa que al Hijo del Hombre se le ve sentado sobre una nube y no parado  sobre ella, ¿Por qué? Porque si Juan lo hubiese visto "parado" era para descender a la tierra, pero como está "sentado" era para regir o poner bajo control. Ahora, ¿Qué se vería en la tierra de Judá cuando el metiera su hoz aguda? El V:16 dice que cuando la hoz aguda del Hijo del Hombre se metio en la tierra, la tierra fue inmediatamente segada. 
4. La tierra fue segada porque el V:15 dice que la mies de la tierra estaba madura. Lo maduro es símbolo de juicio. El V:18 dice que la orden era vendimiar los racimos (ciudades) de la tierra, porque sus uvas (habitantes judíos) están maduras. El V:19 afirma que vendimió la viña (Israel) de la tierra, y echó las uvas (judíos) en el gran lagar (tierra de batalla) de la ira de Dios y salió sangre hasta los frenos de los caballos, por 600 estadios.
5. Entonces, fíjate bien, que el Hijo del Hombre no salió físicamente de la nube a la tierra, él sólo metió la hoz y vendimió la viña y echo las uvas en el gran lagar de la ira de Dios.
6. Ahora, observa que el sentado sobre la nube tenía una corona de oro que es símbolo de victoria y una hoz aguda es símbolo de juicio, de calamidad. Una hoz segando es un juicio actuando. No hay hoz donde no hay nada que segar y no hay nada que segar donde no hay mies madura.
7. Las dos metáforas "mies y uvas" describen un acto judicial de Dios. Y la fígura de una "hoz puesta en la tierra! Y un "hacha puesta a la raíz del árbol" es la misma fígura que indica un juicio para la nación de Israel del primer siglo, porque el árbol en Mateo 3:10 es Israel y la viña en Apocalipsis 14:19 es el Israel según la carne.
8. En Mateo 21:33-45 el Señor Jesús refirió la parábola de la viña, donde un padre de familia (Dios) plantó una viña, la cercó de vallado (Lucas 19:43) y cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos. Cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió a sus siervos (discípulos) a los labradores (judíos), para que recibiesen sus frutos. Pero los labradores (judíos) mataron a los siervos (Mateo 23:29,34,35) y finalmente envió a su hijo, pero lo echaron fuera de la viña (Hebreos 13:12), y le mataron. Cuando venga el Señor de la viña, Jesús pregunta ¿Qué hará a aquellos labradores (judíos)? Y la respuesta es "a los malos destruirá sin misericordia".
9. Entonces, Jesús les dijo: La piedra que desecharon los edificadores (principales sacerdotes del judaísmo), ha venido a ser cabeza del ángulo y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará. Y el V:45 dice: "Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes, y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos".
10. Entonces, La viña de Apocalipsis 14 fue la nación de Israel representado por éstos principales sacerdotes y fariseos que entendieron que lo de la viña se refería a ellos.
11. Un lagar era el sitio donde la uva era echada para ser exprimida con los pies. La figura del lagar es una descripción del juicio de Dios. Fue un pueblo el que fue pisado en la furia de la ira de Dios en el 70. Fue Israel la vendimia. Israel el objetivo de la ira de Dios. Entonces, la expresión de "todo ojo le verá" de Apocalipsis 1:7 significa que todo el ojo de la nación de Israel vería la venida del Señor en juicio, porque ellos fueron los que le traspasaron y ahora estaban haciendo lamentación por él y eso se cumplió en el 70 
12. El Señor Jesús dijo en Mateo 13:39-41 que "La siega es el fin del siglo, y los segadores son los ángeles". El fin del siglo era el fín de la era del judaísmo que terminó en el año 70 d.C. Porque el judaísmo era el que presentaba el mayor obstáculo al avance del cristianismo. Si Dios no quita el judaísmo, hasta el día hoy, no hubiera cristianismo sino judaísmo, no habría nuevo pacto de gracia.
13. Estaba profetizado por Jesús en Mateo 21:43 que el reino de Dios le sería quitado a la nación de Israel y le sería dado a gente que produjera los frutos de él. El honor del reino le fue quitado al judaísmo y le fue dado al cristianismo después del 70.
14. La señal del Hijo del Hombre no fue que Ios que lo traspasaron lo vieran a él "literalmente" en un cuerpo físico bajando de las nubes del cielo, fue que vieran el juicio sobre su santuario, su ciudad y sus habitantes que caerían a filo de espada por las legiones romanas. Todo ojo de Israel vio al Hijo del Hombre aplicando juicio por medio de las legiones romanas.
15. El juicio del Hijo fue que vendimió la viña de Israel por medio de su hoz aguda que fueron las "legiones romanas" que en el gran lagar de la ira de Dios fueron hollados por estos gentiles saliendo de ese "pisoteo" sangre hasta los frenos de los caballos romanos. Esta fue la venida y a la vez la señal del Hijo del Hombre. La señal no fue que vieran un cuerpo bajando del cielo sino un juicio cayendo del cielo sobre la tierra o en el territorio de Judea.
16. El juicio de la vendimia de los racimos de uvas que fueron los judíos del primer siglo ya se cumplió. Jerusalén y sus hijos dentro de ella, fueron pisados en el gran lagar de la ira de Dios, por eso, Pablo decía en 1 Tesalonicenses 1:10 que ellos esperaban de los cielos a Jesús, quien los libraría de la ira venidera. Desde un extremo al otro de la Palestina del primer siglo, se estaba moviendo la ira venidera y estaba todo inundandose de sangre judía bajo el accionar de una gran tribulación. El Señor Jesús ya se lo había profetizado a los escribas y fariseos en Mateo 23:35 "para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar. 36De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación".
17. El fin del siglo fue el fin del sistema judío. La siega ya se cumplió. Jesús lo había predicho en Mateo 13:30 refiriendo la parábola del sembrador "Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero". Observa que Jesús habló del "tiempo de la siega" que es el mismo "tiempo de la vendimia". Daniel 8:17 lo describió como  "el tiempo del fin". Este es el tiempo que se conoce como la "Parusía de Cristo".
18. La Parusía de Cristo, era un tiempo y era un juicio. En Lucas 17:26 leemos: "Como fue en los días de Noé, así también será en los días del hijo del hombre", ahora en Mateo 24:37 leemos "Más como fue en los días de Noé, así será la "venida" (en griego "PARUSÍA") del hijo del hombre". Fíjate, que la "Parusía" o "Venida" eran los días del Hijo del Hombre, era un tiempo señalado.
19. Entonces, la Parusía no es ver un cuerpo, es ver un juicio del Hijo del Hombre dando retribución (Lucas 21:22) para que se cumpliran las Escrituras proféticas.
20.  Ahora, fijemonos en otro detalle. Apocalipsis 1:7 dice que "Todo ojo le vería", si este ver hubiese estado relacionado con  ver algo físico de Cristo en su venida, entonces, nadie quedaría vivo porque según Apocalipsis 1:14 los "ojos de Cristo son como llama de fuego", y sabemos que no hay ojos físicos que sea una llamada de fuego. Apocalipsis 2:18 dice que el Hijo de Dios, tiene ojos como llama de fuego", y Apocalipsis 19:12 dice que sus ojos eran como de fuego. Esto es lo que se llama un simil que sugiere "una mirada penetrante para juzgar y consumir a sus enemigos.
21. Entonces, un ojo humano no puede ver literalmente a otro ojo llama de fuego porque sería destruido y Pablo le dijo a los santos en Tesalonica en 1 Tesalonicenses 5:9 que Dios nos los había puesto para ira, sino para alcanzar salvación. Entonces, la expresión "como llama de fuego" es un simil, una comparación y no es algo literal, por eso Cristo en el 70 no vino literal sino espiritual. Cristo en el 70 como llama de fuego vino a destruir, a pagar, y a dar retrubución como dijo Pablo en 2 Tesalionicenses 1:7,8 cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios (judíos), ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo (judíos). Su venida no fue para que lo vieran físicamente, sino para que vieran una retribución sobre los enemigos de la cruz que fueron los judaizantes.
22. Dios en el juicio del año 70 d.C. le dio carta de divorcio a Israel terminando definitivamente con el viejo pacto que hizo con ellos. En el 70 se terminó el viejo gobierno, la viejo era, y a partir de ese juicio, se casó otro pueblo, con la iglesia, con el nuevo Israel espiritual que eres tú. Aquella generación del año 30 al año 70 d.C. vivió ese cambio de pacto en juicio y por juicio, y ya el Señor Jesús en Mateo 24:34 se los había predicho cuando les dijo: "No pasará esta generación hasta que todo esto acontezca". En el 70 Dios le dio carta de divorcio a Israel terminando con el viejo pacto que hizo con esa nación.
23. A partir del juicio del 70, Dios se casó con la asamblea de los reconciliados que es la asamblea del Dios en todos que es la nueva Jerusalén, la celestial, la que no tiene nada que ver con pactos ni viejo ni antiguo, porque está bajo el gobierno del amor incondicional donde no hay pactos ni condiciones.
24. Ahora, el Señor Jesús en Mateo 23:38,39 relacionó su venida con la casa dejada desierta, donde acusa a los escribas y fariseos por última vez para que se arrepientan de su maldad y de su apariencia religiosa, y les dice "desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor". ¿Qué les quiso decir? Que pronto moriría, y que no le volverían a ver sino en juicio donde su casa sería dejada desierta. Ver al templo vacío era verlo a él cumpliendo el juicio, de esa casa o templo Mateo 24:1,2 dice claramente que "no quedaría de esa casa piedra sobre piedra".
25.  ¿Vio todo ojo de Israel a Cristo personal y visiblemente en el año 70 d.C.?: En ninguna manera. En Mateo 24:24 Jesús les advirtió a Sus discípulos que no se dejaran engañar cuando alguien les dijera. "Mirad, aquí está el Cristo (físico)…no le creáis". En el V:27 les compara Su venida como la de un  "relámpago" que sale y se muestra del oriente hasta el occidente. Un relámpago es un destello luminoso de manifestación dado en décimas de segundos. Entonces, en Su venida personal y visible "ningúno ojo físico de Israel vio a un Cristo físico" porque nadie le vio en el año 70 en décimas de segundo.
26. Con la descripción del relámpago, los discípulos quedaron convencidos que sería una falsedad que alguien les mostrará a un Cristo físico, ya que su venida sería casi imperceptible debido a la comparación que Jesús mismo hizo con el relámpago.
27.  ¿Por qué Apocalipsis 1:7 dice "He aquí viene con las nubes, y todo ojo le verá…"? En Mateo 24:30 que es el mismo tema de Apocalipsis 1:7 el Señor Jesús cita a Daniel 7:13-14 que dice: "…he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre…y le fue dado dominio, gloria y reino…que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido".
28. Observa que Jesús prefirió en Mateo 24:30 autodenominarse "Hijo de hombre" pensando en Daniel 7:13, pues, el profeta lo describe "tomando el reino". Daniel ve al Hijo del Hombre con las nubes del cielo, y no lo ve de camino a la tierra, sino que lo ve yendo hasta el Anciano de Días (Dios). Fíjate, que la expresión en Daniel 7:13 "con las nubes del cielo" describe a Jesús recibiendo el reino del Anciano de Días y después según el V:18,22, 27 lo recibieron los santos.
29. Fíjate, que es después del cumplimiento de su segunda venida en juicio que el reino de Dios es eterno y lo reciben los santos, ya que según Daniel 7:27 el reino, el dominio y la majestad de los reinos debajo del todo el cielo, es dado al pueblo de los santos del Altísimo. Si Cristo todavía aun no ha venido y se está esperando hoy en pleno siglo XXI, entonces, no existe no hay reino de Dios, porque hay que esperar que él venga para que él lo traiga y lo establezca. ¿Cuál es el gran problema de los predicadores futuristas? Qué están inculcando a un reino fisiográfico que viene en el futuro, cuando  el Señor Jesús le dijo claramente a Pilatos en Juan 18:36 "Mi reino no es de este mundo, no es de aquí". Si el reino no es de este mundo, entonces, es de ¿Cuál mundo? Es del mundo espiritual, es de carácter celestial y eterno y lo eterno no se puede ver con ojos físicos, sino con los ojos del entendimiento espiritual
30. En la Biblia una venida en nubes siempre estuvo asociada con el juicio de Dios contra alguna nación enemiga a Israel en el A/T. Por ejemplo: Leemos en Génesis 11:5-7 "Jehová descendió para ver la ciudad y la torre…descendamos…". Éxodo 3:8 "he descendido para librarlos de manos de los egipcios…". Nehemías 9:13 "Sobre el monte Sinaí descendiste…". Isaías 19:1 "Jehová monta sobre una ligera nube…y entrará en Egipto…". Isaías 31:4 "Jehová de los ejércitos descenderá a pelear sobre el monte de Sion…". Miqueas 1:3.4 "Jehová sale de su lugar, y descenderá…". Nahum 1:3 "Jehová marcha y las nubes son el polvo de sus pies".
31. ¡Te das cuenta! Dios al venir en nubes o con las nubes, nunca estuvo relacionado con una venida de Dios visible ni física, ni literal ni personal. Fue una venida en juicio. La nube es símbolo de la presencia invisible de Dios. Por ejemplo: Cada vez que el sumo sacedote entraba en el lugar santisimo en el tabernáculo de Moisés, ¿Cómo se le presentaba Dios? En una nube blanca, es decir, en una presencia invisible que ningún sumo sacerdore pudo ver. Entonces, el "Todo ojo le verá" fue una presencia invisible de Cristo reflejada en una destrucción. Dios vino en juicio sobre muchas naciones del antiguo testamento y ahora, en el año 70 d.C. También vino de igual manera. Por eso, el mismo Señor Jesús describe su venida en nubes y con nubes, por eso, leemos en Mateo 26:64 "veréis al Hijo del Hombre…viniendo en las nubes del cielo". Marcos 14:62 "Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre…viniendo en las nubes del cielo". Apocalipsis 1:7 "he aquí viene con las nubes y todo ojo le verá…". Apocalipsis 14:14 "He aquí una nube blanca y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre…y en la mano tenía una hoz aguda", Todo esto hace una clara descripción de juicio inminente sobre la nación de Israel, juicio que cayó en el 70 siendo los instrumentos de ese juicio las legiones romanas.
32. Entonces, "viniendo en las nubes" y "todo ojo le verá" era un severo juicio sobre el Israel incrédulo que cayó en manos del Dios vivo.
33. En ese juicio del 70 todo ojo de hasta aquella generación lo vio, ¿Qué vieron? Vieron la ira de Dios, vieron la caída del templo, la caída del judaísmo y la caída de Jerusalén, y por eso hicieron lamentación por él, porque ellos fueron los que lo traspasaron. Los judíos desconocieron según Lucas 19:41-44 el día de la visitación del Mesías Jesús para salvación, cuando entró triunfante a Jerusalén, ahora en el año 70 estaban viendo el día de su visitación por medio de ese juicio.
34. Leemos en Apocalipsis 1:7 "He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén". Apocalipsis 22:20 dice "El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús". Entonces, venir con las nubes, ver con el ojo y lamentar con la boca es el drama intenso de un juicio inminente. Cristo no vino personal ni visiblemente a la tierra por segunda vez en el 70, ni en 1844 (como dicen los adventistas mentirosos) ni en 1914 (como dicen los testigos de Jehová mentirosos) ni en 1948 (como lo dice un sector del grupo evangelico al ver la aprobación de la Onu al declarar a Israel una nación política), ni en 1986 (como lo dice el movimiento creciendo en gracia cuando falsamente titulan a su apóstol de la manifestación de Jesucristo en el velo de José Luis de Jesús). !Te das cuenta! Tenemos a una cantidad de falsedades, ¿Por qué? Porque están diciendo !Helo aquí, miralo allá! Cuando bíblica e historicamente, Cristo ya vino por segunda vez en juicio sobre la gran ramera Israel y la juzgó y a partir del 70 no hay una tercera ni cuarta manifestación de Jesucristo Hombre. El ya vino, no hay más venidas ni las habrá y quién te enseñe otra futura venida es un falso, no le creas, no te dejes engañar. Reina en vida porque la primera venida como la segunda venida de Cristo ya están en tu espíritu. Ya eres un rey a eternidad reinando sin estas falsedades. Por eso, esta gloria, esta luz, esta palabra de cumplimientos no la oyes en ninguna otra parte. Espero que tus ojos te sean alumbrados con este conocimiento. Y si no se te abren, seguirás ciego en asuntos de escatología, esperando y esperando, cuando nosotros los que ya tenemos el entendimiento alumbrado no esperamos y esperamos, porque ya tenemos y ya tenemos un reino que no tiene fin. 
35. Concluyamos entonces, que la expresión todo ojo le verá fue un indicador de que no quedó nada por fuera sin verse en la tierra de Judá. Su señal fue la caída del templo, del judaísmo y de Jerusalén. El ojo de todos los judíos que le traspasaron vieron a Cristo en  juicio a Israel.
36. La expresión  y los que le traspasaron fueron las "tribus de Israel" que existían en la época de los apóstoles y de Pablo. Esas tribus al ver ese juicio sobre su templo y ciudad lo lamentaron y lo siguen lamentando en el muro de los lamentos. Estas tribus  vieron a Cristo en juicio y esto es lo que se llama la "segunda venida de Cristo".
37. El lamento de los que le traspasaron estaba profetizado en Zacarías 12:10 "…Y miraran a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por el hijo unigénito…afligiéndose…". Juan 19:37 dice "Mirarán al que traspasaron". El llorar como se llora por el hijo unigénito, se cumplió en el año 70 cuando se manifestó desde el cielo la ira de Dios sobre Jerusalén.
38. La casa de David y los habitantes de Jerusalén se lamentaron cuando se dieron cuenta que crucificaron a su Rey Mesías. El muro de los lamentos en pie es una clara indicación de que hubo una caída funesta en el año 70, de que Cristo vino y todo ojo lo vio. En estos viven los actruales judaizantes en !lamentos! Porque no han entendido los cumplimientos de Dios en el 70. Estas iglesias judeo mesianicas como el resto de las demás iglesias evangelicas del mundo tampoco están entendiendo que después del 70, Dios abrió una nueva gloria, un nuevo camino, un nuevo orden, un nuevo cielo, donde ya enjugó toda lágrima, donde no hay muerte, sólo un nuevo tabernáculo de Dios con los hombres. Estamos en el reino del Dios que es todo y en todos.
39. El que ora y llora en el muro de los lamentos, está negando e ignorando a la actual y nueva Jerusalén de Dios. Ignora que ya estamos en un cielo nuevo. Ignora todos los cumplimientos de Dios. Vaya al muro de los lamentos a conocer historia, pero no a orar ni a llorar, porque estarás perdiendo el tiempo en vanas intercesiones, ayunos y clamores.
40. Todos los linajes de la tierra que hicieron lamentación por Jesús a partir del 70, fueron aquellos varones Israelitas que moraron un día en Jerusalén de todas las naciones bajo el cielo (Hechos 2:5). Ellos, fueron según Hechos 2:36 toda la casa de Israel que crucificaron a Jesús.
41. Los judíos mismos pidieron ese juicio y esa ira de Dios, cuando en Mateo 27:25 dijeron: Su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos. Es allí, donde según Zacarías 12:12-14 todos los linajes de la tierra se lamentaron.
42. Uno de los últimos profetas del antiguo testamento y el último apóstol del nuevo testamento -vieron a cada linaje de la tierra de Israel- lamentándose por Jesús. Un linaje comporta una tribu y todas las personas descendientes de alguna de las 12 tribus de Israel fue un linaje. Jesús dijo en Mateo 24:30 que a la aparición del Hijo del Hombre, todas las tribus de la tierra harían lamentación al verle venir sobre las nubes del cielo.
43. La expresión lamentar es del griego cortar, abrumar. Esto fue lo que le sucedió a los judíos por faltar al pacto, por ser ramera y esposa infiel y por crucificar a su Rey Mesías, ellos fueron juzgados, cortados por Jesús en su segunda venida por la multitud de sus pecados en su conducta no arrepentida.
44. En Hechos 1:9-11 leemos "viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos…este mismo Jesús que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo". Durante 40 días el Cristo resucitado estuvo apareciéndose a sus discípulos y hablándoles del reino de Dios. Como él no podía permanecer mucho tiempo con ese cuerpo en la tierra, porque era de otra dimensión (celestial), Cristo les da las últimas instrucciones a sus discípulos de lo que debían hacer. Entonces, fue alzado y una nube lo ocultó de sus ojos. Su ascención fue para irse a una nube donde se sentó para nunca jamás pararse de ahí (Apocalpisis 14:14).
45. En ese proceso de ascendencia, dos ángeles le dijeron: "Así vendrá como le habéis visto ir al cielo". Fíjate, que Hechos 1:9-11 no dice CUANDO vendría, pero si nos dice CÓMO vendría.
46. En Apocalipsis 19:11-16 leemos que Juan ve al VERBO DE DIOS montado en un caballo blanco y con justicia juzga y pelea, y vio también a los ejércitos celestiales, que le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y el pisar el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso, y su nombre es REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES". Vemos aquí en Apocalipsis 19 como Juan recrea la segunda venida de manera alegórica para dar juicio a Jerusalén.
47. Vemos entre Hechos 1:9-11 y Apocalipsis 19:11-16 una clara diferencia en sus detalles acerca de la segunda venida de Cristo. En Hechos 1 toda la humanidad no le vio irse, sino unos cuántos discípulos.
48. Entonces, si pocos discípulos le vieron irse, pocos discípulos le vieron volver. Jesús lo dijo en Mateo 16:28 "De cierto que hay algunos de vosotros de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan vistos al Hijo del Hombre viniendo en Su reino".
49. Hay ojos que al mirar no tienen nada que ver con una experiencia física, por ejemplo leemos en Lucas10:23-24: "Y volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis; 24porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.". Leemos en Efesios 1:17-18: "para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 18alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos". ¡Te das cuenta! Aquí en estas dos citas, el ojo al mirar no tiene nada que ver con una experiencia mistica o física, sino con el entendimiento viendo, comprendiendo, porque es el ojo del entendimiento (tercer ojo), porque esta frase indica es una expresión idiomática, una forma de hablar, porque así se entendía en el lenguaje del primer siglo.
50. Por ejemplo: Nosotros, ya estamos viendo el cielo por el ojo del entendimiento, viendo a Dios, viendo el reino y no tenemos que esperar ver algo físico ni morirnos para poder verlo. Estamos viendo cara a cara por el ojo del entendimiento.
51. Por eso, los futuristas te quieren hacer ver un "rapto" con ojos físicos, ver a un Cristo en el aire con ojos físicos. Ver un reino que no es de este mundo con ojos físicos. 
52. Entonces, la venida del Señor no es visible y cuando se dice que él está viniendo en las nubes es porque se estaba viendo la señal  "Aparecerá la "señal" del hijo del hombre y sobre las "nubes", pues, estas dos expresiones nos hablan de "INVISIBILIDAD"
53. Las nubes, en el simbolismo bíblico, indican "invisibilidad". Por ejemplo: En Éxodo 19:9-17 leemos "Entonces Jehová dijo a Moisés: He aquí, yo vengo a ti en una nube espesa, para que el pueblo oiga mientras yo hablo contigo, y también para que te crean para siempre. Números 11:25 dice "Entonces Jehová descendió en la nube, y le habló; y tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta varones ancianos; y cuando posó sobre ellos el espíritu, profetizaron, y no cesaron. !Te das cuenta! las nubes son un símbolo de invisibilidad, y también es un indicador de la "presencia de Dios" no física.
54. Leemos en Éxodo 3:7-8 "y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo" entonces, fíjate que el "descender" de Dios no significa una "venida" que sea visible, nunca lo fue, "excepto cuando el Verbo de Dios se hizo carne" para la misión de la redención de la humanidad. 
55. El hecho de que Dios baje no implica para nada, una "visibilidad". La presencia invisible de Dios fue una guía en casos como los de Éxodo 13: 21 -Éxodo 14:19 -Éxodo 16: 10- Éxodo 33:9-15- Éxodo 40:36- Números 9: 17- Números 10:11- Números   12:5- Números 16:42- Deuteronomio 1:33- Deuteronomio 31:15- Nehemías 9:12- Salmos 78:14- Salmos 105:39- Isaías 4: 5.
56. Esta presencia de Dios no visible la vemos aun desde el día de Pentecostés, cuando a los discípulos les fue prometido en Mateo 28:20 que el Señor estaría con ellos todos los días hasta el fin del mundo. Esta fue una presencia del Señor como el Espíritu desde pentecostés hasta su venida donde ellos estarían siempre con el Señor.
57. La presencia no visible del Señor como el Espíritu según Efésios 1:13-14 estuvo en los santos de Efeso hasta la redención de la posesión adquirida. El sello del Espíritu fue una presencia no visible o "espiritual" en ellos. La "la redención de la posesión adquirida para alabanza  de su gloria", se dio en "la venida de su reino" o de "su segunda presencia" no visible.
58. La gran decepción de los futuristas es que nunca en  l futuro sus ojos físicos verán a un Cristo físico ni a un reino físico; porque lo que ha de venir ya vino. Hay la tendencia de querer descubrir cómo será la vida después de la muerte. Es un deseo impuesto por las presiones naturales.
59. Pero el enfoque del conocimiento del Nuevo Testamento es sobre la vida presente, cómo debemos vivir y qué debemos comprender en nuestro estado presente.  Leemos en Romanos 15:21: "...Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán; Y los que nunca han oído de él, entenderán. Los creyentes del primer siglo estaban viendo a través de un vidrio oscuro, pero nosotros, después de  los cumplimientos, ya entendemos que su  reino no es de este mundo.
60. Muchos quieren ver a un reino con ojos físicos, cuando Jesús dijo en Juan 18:36 "mi reino no es de este mundo…". Nadie ha regresado del más allá para mostrarnos algo físico. Entonces, esos cuentos de "yo estuve en el infierno y estuve en el tercer cielo" es una falsedad.
61. El sistema evángelico nos ha inclinado a lo sensacionalista, a vivir de señales. Han creado una expectativa de adivinar la vida venidera, de soñar cómo será, de guardar la esperanza de ver físicamente a Jesús. Pero lo que ellos no han entendido es que después de que el Padre sujetó todas las cosas a los pies del Hijo y a su vez el Hijo se sujetó al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios fuera todo y en todos (1 Corintios 15:27,28), entonces, ya estamos en Dios, ya somos uno con El en nombre, en vida, en naturaleza y eternidad. Ya vemos por el Espíritu a Dios cara a cara, por el ojo del entendimiento, porque me conozco en él, sé quién soy en él, y sé que vida y eternidad posee en él. Mi ojo ya lo vio, pues, el ojo de Apocalipsis 1:7 no estaba referido a ver a un Cristo físico sino a un juicio físico que tuvo como señal la caída del templo, del judaísmo y de la Jerusalén que produjo hijos en escalvitud.
61. A partir de este cumplimiento, se dio a conocer un nuevo cielo que es el nuevo pacto de su gracia, donde somos los ciudadanos de la nueva Jerusalén y estamos  reinando en vida y libertad y reinaremos en vida aun más allá de la muerte. Somos uno con Dios a eternidad. Donde está Dios estoy yo y si Dios está en mí, entonces, yo ya estoy en el cielo, en la eternidad.

Tags: Vieron

Publicado por UniversidadUPC @ 9:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios