Viernes, 02 de enero de 2009
1. Leemos en Efesios 1:9 "dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra"
2. El propósito eterno de Dios y desde los lugares clestiales en al eternidad pasada fue darnos a conocer el misterio de Su voluntad. En la eternidad pasada Dios planificó una voluntad y esa voluntad estaba escondida en él; así que, si estaba escondido era un misterio no revelado. 
3. Ahora, ha sido el placer del corazón de Dios darnos a conocer el misterio de Su voluntad. En ese beneplácito, Dios se propuso en Sí mismo reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación de los tiempos, y ¿Qué reunió en Cristo? Reunió o reconcilió al cielo con la tierra y al hombre consigo mismo.
4. La expresión "de los tiempos" se refiere a las edades o épocas. A Pablo le fue revelado que vendría la plenitud de los tiempos, porque él en su época ya vislumbraba en Gálatas 4:26 a la Jerusalén de arriba, a la celestial, a la libre, y esa Jerusalén sólo podía hallarse bajo un cielo nuevo y una tierra nueva en su sentido espiritual.
5. Juan en Apocalipsis 21:1 vio la plenitud de los tiempos cumplidos, cuando vio un cielo nuevo y una tierra nueva al cumplirse las 4 épocas de Dios. En total hay 4 épocas: La época de pecado con Adán; la época de la ley con Moisés; la época de la gracia con Pablo; y la época del reino con nosotros los reyes de Dios.
6. Ahora, Pablo dice que Dios se propuso "reunir" todas las cosas en Cristo y el "reunir" de Dios no estuvo en la época de Adán, ni en la época de Moisés, ni en la época de Pablo, sino en la época del reino, la época que a nosotros nos corresponde explicar. Pablo y Juan escribieron sobre la Jerusalén de arriba, pero a nosotros nos toca explicarlo, porque ya vemos todas las 4 épocas cumplidas. Ya estamos en cielo nuevo. Ya estamos en el reino que no tiene fin. Ya estamos en la nueva Jerusalén.
7. La administración de Dios fue una planificación de 4 épocas principales. (1)- La época de los patriarcas que vino desde Adán hasta Moisés, que fue la época de las promesas, (2)- La época de la ley que vino desde Moisés hasta la segunda venida de Cristo en juicio en el año 70 d.C. Que fue una época de ley, que terminó con el judaísmo, el sacerdocio, el templo y la ciudad de Jerusalén, pero en esta época se introdujo la I venida de Cristo para redención y reconciliación que le dio comienzo a la época de la gracia, donde el Cristo resucitado llamó a Pablo como el perito arquitecto de Su gracia para los judíos y gentiles a fin de reunirlos a todos en Cristo.
8. La (3ra) época de la gracia vino desde Pablo hasta el juicio sobre el templo y Jerusalén en el año 70 d.C. En el panorama del nuevo testamento vemos dos líneas corriendo juntas y al mismo tiempo: Vemos ley y vemos gracia. Vemos circuncisión e incircuncisión. Vemos bautismo en agua y bautismo en el Espíritu. Vemos a Pablo evangelizando y vemos a Pedro judaizando. Vemos ministros de ley muerta y vemos ministros del espíritu de vida. Vemos que la ciencia y la profecía estaba en parte y vemos el vislumbre de lo perfecto. Vemos que se estaba viendo por espejo pero a su vez se profetizó que se vería a cara a cara.
9. Vemos el velo de Moisés y vemos gentiles sin el velo. Vemos que el nuevo pacto ya había entrado en función y vemos al viejo pacto que estaba próximo a desaparecer, pero no había desaparecido porque todavía estaba en pie, el templo, el judaísmo, y el sacerdocio levítico que ceso en la caída del año 70 d.C. Por las legiones romanas al comando de Tito.
10. Vemos vasos de ira para la destrucción del 70 y vemos vasos de misericordia para gloria. Vemos la sentencia sobre el templo judío y vemos el vislumbre del tabernáculo de Dios con los hombres. Vemos el judío según la carne y vemos el nuevo Israel de Dios.
11. Esto es lo que muchos no han visto y por eso no se había enseñado hasta ahora. El misterio de Su voluntad se estaba revelando poco a poco. El velo se estaba corriendo lentamente.
12. ¿Qué pasó en el año 70 d.C. Cuando las profecías tocantes a la nación de Israel se cumplieron? Que el mundo entró en la cuarta época de la administración de Dios, que es la época del Dios en todos, la época del amor incondicional, por eso dije anteriormente que la palabra de la "reunión" de Dios  es de esta última época. 
13. Dios trató con la gente en cuatro épocas diferentes. Trató con una promesa. Trato con una ley. Trató con una gracia. Y ahora después del 70 trata con su amor incondicional, donde todo está cumplido, donde Dios es el todo y en todos, donde estamos en cielo nuevo, donde a la luz de la revelación hemos salido la "generación de los reyes eternos de Dios", donde el amor absorbió a la promesa, a la ley, y a la gracia. 
14. Pablo dijo que Dios se propuso "reunir" el cielo con la tierra y al hombre consigo mismo y lo logró. Ya estamos reunidos en Cristo. Ya no hay paredes de separación. Ya no hay distingos de colores ni de hombres, somos UNO con Dios en nombre, vida, naturaleza y eternidad.
15. Esta es la época del amor sin condiciones y sin pactos. Ahora, si Dios es en todos, entonces, ya no hay varias personas sino sólo una. Hay un sólo reinado. Hay un sólo Dios, por eso 1 Corintios 6:17 dice que el que se une al Señor, un espíritu es con él. Entonces, no puede haber pacto donde hay uno solo.  Si ya solo existe UNA persona, no tiene con quien pactar, porque para que exista un pacto tienen que existir dos personas.
16. En la tercera época donde se movía paralelamente la ley con la gracia, existía el pacto de la ley y el pacto de la fe. En el pacto de la ley se dependía de las obras para justificación como lo dice Gálatas 3:10. Y en el pacto de la fe se dependía de la confianza en el sacrificio de Cristo para justificación como lo dice Gálatas 2:16.
17. En la tercer época de la gracia, el nuevo pacto estaba fundamentado sobre mejores promesas que la ley. Pero en la época del amor sin pactos o sin condiciones, no hay pacto de ley ni hay pacto de fe, porque la fe ¿En qué ha de pactar, si ya no hay ley que condena? ¿De qué ha de salvar la fe si ya no hay maldición de la ley? En la tercera época de Dios, la fe era la que salvaba de la ley. Entonces, si en la cuarta época de Dios no hay ley. Ya sin ley no hay pacto de fe.
18. Según Hebreos 11:1 la fe del nuevo pacto era de  certeza de lo que se esperaba (Hebreos 9:28); pero la fe de convicción era de lo que no se veía, pues las cosas que se ven son temporales y perecederas, más las que no se ven son eternas, por eso, la fe en la cuarta época de Dios es la fe consumada y Hebreos 12:2 dice "Puestos los ojos en Jesús el autor y consumador de la fe".
19. Con su venida en juicio en el 70 él consumó la fe y la estableció como la fe de la cuarta época de Dios. La fe consumada en esta última época de Dios no espera nada; porque algo consumado es algo cumplido para disfrutar en vida y libertad.
20. Entonces, la fe en espera ya no aplica en esta cuarta época de Dios ni tampoco aplica el pacto de la fe. Aquí ya no hay nada que pactar con Dios, porque Dios y el hombre ya no son dos, sino uno sólo.
21. Cuando las clausulas de un pacto se cumplen; entonces, dejan de ser un pacto porque se ha conseguido el objetivo, quedando en vigencia el objetivo y no el pacto.  ¿En dónde se encuentran todas las denominaciones evangélicas, pentecostales y carismáticas? Se encuentran en la tercera época de Dios, moviéndose entre la ley y la gracia, por eso, es que ellos hablan del pacto de la ley y del pacto de la fe en espera y no han entendido que al existir el pacto aun el objetivo no se ha cumplido, no se ha alcanzado, no se ha visto ni conocido, ya que no ha cesado  la operación del pacto, porque hay requisitos todavía que se deben cumplir para alcanzar el objetivo.
22. Pero nosotros, los entendidos, los reyes de Dios, los poseedores de la mente de Cristo, ya hemos llegado al objetivo y lo conocemos y ¿Cuál es? Pablo lo decía en 1 Corintios 13:10 "mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará".
23. ¿En dónde nos encontramos los reyes de Dios? Nos encontramos en la cuarta y última época de la administración de Dios. Nos encontramos en el objetivo, en la fe consumada, en el Dios en todos, en el amor incondicional, en la palabra de los cumplimientos reinando en vida y libertad.
24. Tienes que estar donde Dios está y no donde Dios ya estuvo. Dios ya estuvo en la época de la promesa y trató con los patriarcas basado en una promesa. Ya estuvo en la época de la ley y trató con las doce tribus de Israel basado en una ley. Y ya estuvo en la época de la gracia y trató con judíos y gentiles basado en la gracia de su hijo Jesucristo. Pero ahora, Dios es todo y en todos y estamos en la época del amor sin pactos, sin condiciones, sin limitaciones, sin restricciones.
25. La cuarta época de Dios es época de reinado en vida y libertad. No es época de vigilias, ni de ayunos, ni de pan ni de vino. No es época de maldiciones, ni de liberaciones. No es época de jerarcas ni fundadores. No es época de apóstoles ni de pastores; es época de instructores o facilitadores. No es época del que plantó ni del que regó. No es época de iglesismo ni del ecumenismo. Es la época de la unidad de los reyes de Dios. Si no te ubicas dentro de la cuarta época de Dios, nunca entenderás la Biblia y jamás conocerás al Dios que es todo y en todos.
26. En esta cuarta época ya estamos con Dios en el paraíso; porque el paraíso es en el entendimiento. En el paraíso es donde entendemos que Dios nos convirtió en él mismo; que somos uno con él. En el paraíso es donde Dios se puso cara a cara conmigo y me hizo igual en su Espíritu.
27. Este fue el plan que Dios comenzó desde la eternidad pasada en los lugares celestiales. El comenzó su plan de manifestación y ¿Qué hizo hace dos mil años? El mismo por amor se manifestó en carne donde Jesús fue su muestra de amor al mundo, él fue la evidencia de su propósito y con la encarnación nos hizo ver a todas las carnes que sí es posible que Dios se meta en carne.
28. ¿Quién fue Jesús? Fue Dios manifestado en carne y ¿Quién eres tú ahora? Dios manifestado en tu carne. ¿Qué fue el misterio de la piedad en 1 Timoteo 3:16? Fue el misterio de su amor en acción y en propósito. 
29. ¿Qué hizo el amor en la cruz? El amor estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados (2 Corintios 5:19). ¿Qué estaba haciendo Dios en Cristo? Estaba amando y no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados.
30. La ley desde la segunda época y entrada la tercera tomaba en cuenta los pecados; pero vino el amor a la cruz y no hizo sumario de pecados, porque desde la cruz se abrió el camino hacia la cuarta época de Dios.
31. Dios siempre te a amado desde antes de la fundación del mundo. Tanto te amó que Dios no te metió en la gran tribulación que se dio en la tercera época antes del año 70 d.C. Dios te tuvo en mente y por eso te metió hoy en día al reinado de la cuarta época de Dios. Te metió a entender estas profundas verdades. Dios no metió en religión, a ti te metieron o tú mismo te metiste en ese paseo; pero el pensamiento de Dios era que te conocieras hoy como todo un rey que ama sin condiciones.
32. Dios juzgó a la nación de Israel en el año 70 d.C. Y no te metió en ese juicio por amor. Tú naciste después del 70, naciste en la palabra de los cumplimientos, naciste salvo, perdonado, justificado, ungido, y reconciliado, naciste en amor incondicional, naciste rey, entonces, no pierdas tu identidad en religiones, movimientos, rudimentos y sensaciones almáticas.
33. Amado rey: Te encuentras en la cuarta época de Dios bajo un cielo nuevo, respirando vida y libertad. Estas en un reino de amor que no tiene fin. El reino de Dios no viene porque ya vino y se encuentra metido en tu espíritu pero en tu misma carne, porque sin carne no se puede manifestar el amor. Dios fue manifestado en carne.
34. Tú carne y este mundo es para que se manifieste el amor de Dios. ¿En dónde se metió el amor? Se metió en tu carne débil para que aprendas de ella. En medio de la imperfección es donde el amor se manifiesta para que entiendas las lecciones que te dan las imperfecciones.
35. Entonces, deja que el amor tenga las oportunidades de manifestarse, porque él está aquí para perfeccionar tu entendimiento, pues, por medio del conocimiento vas anestesiando la naturaleza de la carne y reinando en vida y libertad.
36. Contra el amor no hay nada. El mal está vencido ante el poder del amor; porque el amor es la gloria de los reyes en esta cuarta y última época de Dios.

Tags: Epocas

Publicado por UniversidadUPC @ 9:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios